domingo, 19 de mayo de 2019

¡Toda una sorpresa la Casa Museu Amatller!

Hace unos días Anna me dijo de quedar en Plaça Catalunya por que tenia una cosa que enseñarme. "Y trae la cámara" me dijo. Cuando entramos en la Casa Museu Amatller pensé que íbamos a merendar en su cafetería. Así que imaginaros mi cara cuando sacó unas etiquetas y unos billetes para visitarla. Solo por eso valió la pena. 



La Casa Amatller era del empresario catalán Antoni Amatller. Su familia tenía desde el siglo XVIII una fábrica de chocolates en Barcelona. Además era un apasionado de los viajes, coleccionista y fotógrafo. Él mismo trajo desde Suiza y Francia innovaciones tecnológicas a sus fábricas así como la implantación de la cartelería y los cromos a sus productos. Alphonse Mucha le hizo los carteles del centenario. Otras curiosidades que han forjado su nombre son su colección de vidrio arqueológico, la más grande de España en su momento, o los premios del círculo de fotógrafos de Bélgica por sus fotografías costumbristas. 

Vistas desde la cocina


En 1898 le pidió a Antoni Puig i Cadafalch la renovación de un bloque de edificios del Passeig de Gracias. De hecho esta casa, junto a la Casa Milà y la Casa Lleó Morera, forman la manzana de oro o la manzana de la discordia por ser las tres casas modernistas más importantes de Barcelona. Concretamente esta fue diseñada como un antiguo palacio gótico catalán con elementos importados de los viajes del señor Amatller. No se si os fijáis que la fachada superior se parece a las típicas casas de Amsterdam. 

Detalle del despacho del señor Amatller


En 1941, tras la muerte de Teresa Amatller, Josep Gudiol abrió el Institut Amatller d'Art Hispànic donde se puede consultar la basta colección de la familia Amatller. 

La Casa Museu Amateller está abierta todo el año, de lunes a domingo, de 10:00 a 18:00. Hay varios tipos de visitas, nosotras hicimos la visita vídeo guiada. Una guía nos acompaño, y nosotros llevábamos una tableta colgada al cuello con unos auriculares que nos iban contando lo que había en cada habitación. 

Detalle al final de visita


Ir a visitar la Casa Museu Amatller ya fue una sorpresa en si misma. Tenía a la familia Amatller como otra familia burguesa cualquiera que gracias a sus fábricas podían hacerse sus caprichosas casas en el Passeig de Gràcia pero Anna me mostró que eran mucho más que eso. ¿Por que los señores Amatller se separaron? ¿O por qué el señor Amatller se quedó con su hija? ¿Por que creéis que nuca se caso o tuvo descendencia la señora Teresa Amatller?



Así que Anna muchísimas gracias por llevarme a ver esta joya arquitectónica y contarme todos los secretos que sus paredes esconden. Cuando quieras volvemos a tomarnos algo allí. 

Adriana

No hay comentarios:

Publicar un comentario