domingo, 24 de septiembre de 2017

Museu de la Moto de Basella

De museos de motos hay muchos pero como estos pocos. Empezó todo por la pasión de Mario Soler, incluso puedes visitar su taller dentro de museo. En Basella se hace un repaso por la moto, siempre relacionada con la historia de nuestro país, hasta llegar a nuestros días.

Con la moto de mi avi (abuelo), una Montesa Metralla


Años 20

Prototipos artesanales


Las motos en aquella época parecen más bicicletas motorizadas que motos como las conocemos hoy en día. La mayoría eran motos importadas y de pequeña producción. La mayoría de estos artesanos eran de Barcelona como Salvador (1921), Patria (1922), Fusté (1924), Lutetia (1924), Simó (1928), ...

Una de las primeras Harley Davidson


 Dada su inestabilidad eran mono-plazas. Las luz que llevaban todas eran de gas. Estaban hechas de níquel, de hecho vimos un sidecar de mimbre. Las llantas eran planas, eras más sencillas. Tenían una transmisión secundaria, que ahora que lo escribo me doy cuenta que no se que significa. El deposito lo ponían normalmente dentro del chasis.


Años 30 y 40

La época dorada


Por primera vez las motos se empezaron a construir en grandes producciones. Las motos habían invadido las calles. El deposito se puso encima del chasis y las llantas se hicieron más hondas. Se priorizó la fabricación en cromo. Las luces tuvieron instalaciones eléctricas, como ahora. La transmisión fue secundaria por cadena, sigo sin entender que significa.

Una Motoacoche, empezaron construyendo motos y terminaron construyendo coches


Guerra Civil y Segunda Guerra Mundial

Las motos sustituyeron la caballería


Durante la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial se hicieron muchas innovaciones, también en las motos. Fue la primera vez que al país había tantas motos. Es curioso como el bando nacional optaba por marcas alemanas, por ejemplo BMW, o italianas, como la Guzzi mientras que el bando republicano se llenaron de motos inglesas, como la Norton y demás del bando de los aliados.

Desembarco de Normandía con las Corgies


Vimos un par de motos muy interesantes. Para el desembarco de Normandía fabricaron motos plegables que las tiraban en paracaídas y los soldados las montaban en medio del campo de batalla. También se construyó una Guzzi especial para la Guerra de Abisinia, no solo la pintaron de camuflaje si no que era totalmente mate para evitar los reflejos, aunque pienso que entre el silencio del desierto y el ruido de las motos se tenia que oír de lejos. En el museo estaban limpias, muy bien cuidadas. Me dio mucha pena pensar que alguien pudo usar esas obras de arte para matar a nadie. 

Años 60

... hasta que llego el coche


Si yo os digo años 60 ¿vosotros en que pensáis? Exacto, Seat 600. Cuando este coche llego a las masas las familias dejaron de plantearse comprar una moto como medio de transporte. Por muy cuatro latas que fuera cabía toda la familia dentro.

Tienen un photocall y si quereis podeis participar con el hastag #selfiemuseumoto


Después de las guerras empezaron las fabricaciones en masa, surgieron más de cien marcas, de las que pude reconocer bien pocas. También empezamos a fabricar producciones extranjeras como la Peugeot.

Des de los 70 hasta ahora

Nuestras motos

Las motos que ahora vemos por la calle no han cambiado mucho desde de los años sesenta. Si que es verdad que todas las mejoras que han encontrado en el mundo de la competición han ido invadiendo nuestras calles poco a poco. Es esta parte de la colección podemos ver algunas motos que han salido en algunas películas o motos míticas de nuestra historia como la que llevaron a Petra en los JJOO de Barcelona 92. También hay una exposición de motos de competición y una sección especial a las que competieron en el circuito de 24 de Montjüic.



El museo se encuentra en Basella, al lado de la carretera que va de Ponts a Andorra, muy cerquita de Tiurana. Aquí tenéis el enlace a su web, también tiene sede en Barcelona. Abren todos los días de 10h a 18h. El precio es algo caro, eso si, pero puedes entrar con muchos descuentos, la entrada general son 9€. Aquí tenéis la información práctica del museo. ¡Os lo recomiendo!

Adriana
Mouse5379

domingo, 17 de septiembre de 2017

¿Como puedo hacer mi maleta más rápido? #ArmarioCápsula

Hoy es uno de esos días que estaréis leyendo esto y os preguntareis "¿Desde cuando Adriana habla sobre moda o hogar?" Si bien es cierto que hace mucho años escribía (o al menos lo intentaba) sobre estos temas, también es verdad que hace mucho que prefiero hablaros sobre viajes. El porque de esta entrada en el blog es un experimento: Si tenemos el armario más simplificado y ordenado es posible que hagamos las maletas más rápido. Suena interesante ¿verdad?

Primero vaciamos nuestro armario


Antes de empezar me gustaría presentaros a las blogueras/youtubers que me han etusiasmado para poner en practica este experimento. Primero está Laura del blog Tirando del Hilo que ya os la presenté hará un montón de años en el blog. Y luego esta Helena de Helena HG que lleva el método KonMari más allá, hasta inspirarme para esta entrada en el blog. 

Un armario cápsula es una selección de prendas para una temporada. Todo empezó cuando esta bloguera, Caroline estaba desencantada con su armario, propuso hacer su primer armario cápsula. También se le añadió esta bloguera que propuso 33 prendas para 3 meses, naciendo así el Proyecto 333. Todo esto siguiendo la nueva moda del minimalismo.

No hay unas normas escritas de las que uno no se pueda escapar. Para este experimento yo he preferido no incluir ni pijamas, ni ropa interior o la de deporte. Tampoco accesorios. Otra de las cosas que se suele hacer es no comprar ropa durante ese periodo de tiempo, solo una semana o dos antes para comprar las prendas que creemos que nos harán falta.

Este es nuestro objetivo


Antes de empezar tened en cuenta que necesitáis tenerlo claro que queréis hacerlo porque os va a tomar tiempo. Todo depende del tamaño de armario del que partáis y al que queráis llegar. Yo intentaré quedarme en 30 prendas para 30 días. Vamos a empezar así:

1. Limpiar el armario: Lo primero que vamos hacer, lo que todos hemos oído del método KonMari, es vaciar todo el armario encima de la cama. En mi caso he vaciado todas las perchas colgadas y todas las de la balda. Dentro del Proyecto 333 tienen una guía rápida para empezar, pero antes de tomar el atajo seguid leyendo. 

2. Probarse toda la ropa: Antes de empezar a separar con cuales te quedas y cuales no es mejor probarte toda la ropa e ir apuntando lo que te gusta y lo que no. Aquí descubrirás que prendas te hacen feliz y que cosas no quieres volver a comprar por muy ganga que sean. Ponte música y relájate. Si tenéis un armario muy grande podéis ir haciendo por etapas (camisetas, faldas, ...)

3. Treinta prendas para treinta días:  Ahora ya podemos empezar a componer nuestra colección. Debemos pensar en que tiempo va hacer, en los eventos a los que vamos a ir y como rentabilizar al máximo esas 30 prendas. Y aunque no haya unas normas estrictas también es importante tener algo de disciplina al a hora de hacer este paso, después de esos treinta días te empezarás a dar cuenta que es lo realmente importante. 

4. Paleta de colores: Ahora vamos un paso más allá. Ya tenemos las prendas que van a componer nuestro armario capsula pero nos falta algo. Lo vamos a comprar y vemos que hay diferentes colores. Si sabemos ya que colores nos quedan mejor sabremos comprar de forma más eficiente. Creo que este paso lo explica mejor Helena.

5. Crear los outfits: Llegados a este punto fue cuando me enamoré del armario cápsula y me di cuenta que perfectamente tenia cabida en el mundo de los viajes y en este blog. Helena explica muy bien como con solo nuestro móvil podemos hacer fotos de nuestras prendas y crear nuestros outfits,ya sea para ir a trabajar como para irnos de viaje.



Este es el punto en que os digo que el orden os facilitará la tarea de hacer vuestras maletas, minimizando los porsiacasos y evitando los descuidos de ultima hora. Imaginaros esta situación: estáis en el sofá y os preguntáis que tiempo hará, cogéis el móvil y lo miráis, la segunda pregunta será ¿qué me llevo? y sin soltar el móvil podéis ir organizando la maleta. De esta forma no nos encontraremos con que nuestro vestido favorito que nos queríamos llevar a Ibiza vuelve a estar en la lavadora y no nos lo podemos llevar. ¿Os suena tan bien como a mí?

Pasado este mes vamos a ver que ha cambiado en nuestra vida cotidiana: que prendas están sin usar en nuestro armario o que prendas necesitamos. O si realmente todo esto es una sandez. Si queréis que el mes que viene os cuente que tal ha ido dejádmelo en los comentarios.



Para finalizar os quiero exponer una reflexión que ido pensando durante todo este tiempo. ¿Porque no aplicamos esta filosofía a nuestro día a día? Simplificarnos las cosas hará que seamos más felices y por lo tanto dedicaremos más tiempo a lo que nos gusta: a coleccionar instantes de tiempo.

Adriana
Mouse5379

domingo, 10 de septiembre de 2017

Vamos a comer a Cap d'Adge

El pasado fin de semana estuvimos en Cap d'Adge. Disfrutando de los últimos días de verano, en plan relax. Fuimos a la playa y comimos mucho. Por esto no puedo hablaros de nada más interesante que comida hoy. 

Moules et frites

Moules et frites


El plato oficial de la zona son los mejillones con patatas fritas. Literalmente es un kilo de mejillones hervidos, no creo que solo lo cocinaran con agua, con salsa por encima. Acompañado de un bol de patatas fritas. En uno de los restaurantes nos ofrecieron cambiar las patatas por un bol de arroz. 

Huitres

Otro plato típico de la zona son las ostras. Comparadas con las de España son más baratas y mejores. ¡Si vas a un criadero te las sacan directamente del mar! Te las puedes tomar con un poco de limón. También te las ofrecen con una vinagreta de cebolla roja. Además se acompañan de pan moreno y mantequilla. Os aconsejo tomarlo con el vino blanco de la zona. 

Pâtisserie

De postre no nos anduvimos con chiquilladas y nos fuimos directos de a la boulangerie. Que no deja de ser la panadería, pero qué panadería... solo os diré que los crusanes son de mantequilla. Cada una de ellas tiene sus especiales así que lo único que os puedo recomendar es que paseéis los ojos por las bandejas de bollería y escojáis lo que el corazón os pida.  

Meringues de todos los sabores


Apéritif

Cuando vayáis a cualquier restaurante en Francia, antes de pedir lo que vais a comer, os ofertaran si queréis tomar un aperitivo. Allí es muy típico tomarse un coctel con el estomago vacío. Como comprendereis, a pesar que la camarera nos miro bastante raro, decidimos rechazar la oferta. 

Fromage et vin

En el mismo pueblo de Cap d'Adge hay algunos tiendas para comprar vino y queso. Aunque yo disfruto en los supermercados. Mire en todos los pasillo que cosas no había en España. Tienen un pasillo entero para quesos, compré algunos porque en casa nos encanta. Los vinos no vi ninguno que me llamará la atención pero los tenían un pasillo climatizado. Lo que también compré fueron unos bombones tête brulée, que prometen hacer que te arda la cabeza. Los compre para una cena que tengo con una amiga. Ya os contaré que tal. 



Hoy quiero abrir el debate a que comida os gusta más de Francia, me lo podéis dejar aquí a bajo. Nunca me decido entre el foie y los croissant. En realidad me gusta toda. También comentaros que aprovechando el fin de semana grabamos vídeos sobre intercambios de casas y sobre castillos que los tendréis muy pronto en el blog. ¡Nos vemos la semana que viene!

Adriana
Mouse5379

domingo, 3 de septiembre de 2017

Los imprescindibles que te acompañarán a la piscina

¿Últimos días de verano? Después de todo este calor que hemos pasado, en Instantes de Tiempo, ya podemos decir que somos unos expertos en ir a la piscina. Hemos encontrado la formula mágica para no ir cargados como si de una mudanza se tratara ni ir con las manos en la cabeza. Antes de empezar os invito a este artículo que escribí hará un año referente a las piscinas de Lleida.


1. Bikini

Vamos a empezar por lo más obvio. Si nos queremos bañar en una piscina vamos a necesitar un bikini o un bañador, porque sino no nos van a dejar bañarnos. 

2. Toalla

Lo segundo obvio es la toalla. Nos servirá tanto para tumbarnos en la hierba a dormitar como marmotas, a reunirnos todos para jugar a algo o para secarnos después del baño. Si habláis con alguno de mis amigos os dirá que hace falta más de una. 

3. Chanclas

Y lo tercero más obvio son las chanclas ¿sabéis lo complicado que es manejar una bicicleta en chanclas con la toalla en el cuello? Porque mi primo es un experto en ello. A él con este trío no necesita nada más para ir a la piscina. 

4. Crema solar

Aunque también es verdad que él no se lleva la crema solar, porque él no se quema. Mentira, todos somos vulnerables al sol y más a la piscina. No sé si es porque como estamos en bikini y fresquitos se nos olvida que nos estamos quemando o por el efecto lupa del agua. 

5. Recambio

Otra cosa que mucho se olvidan es la ropa de recambio. Porque todos sabemos lo que fastidia no darse el último baño del día porque quieres tener el bañador seco cuando te vayas. No cuesta nada poner una muda en tu bolsa antes de irte a la piscina.


6. Coletero

Esto no es tanto un imprescindible pero reconozco que a mí me va muy bien. Que no me quiero mojar, me hago un moño. O que al final me he metido de cabeza a la piscina y no quiero parecer la niña de The Ring, también es muy práctico. Pero no os olvidéis de aclararos el pelo después.

7. Cámara

Quizás esto es un extra pero he pasado de ir con el churro a la piscina por diversión a coger al cámara sumergible. Me tiro, me hago fotos bajo el agua,… Y por mucha pantallita que lleve la verdad es que espero a llegar a casa para ver la fotos en la pantalla de mi ordenador. ¡Es que me rio sola!

8. Juego

Otra de las cosas que podemos hacer cuando vamos a la piscina es jugar. Hay mucho juegos: por ejemplo nosotros cogimos el de Bears vs. Babys o, lo que es lo mismo, Osos contra Bebes. Mientras escribo estas líneas intento pensar de que iba y solo recuerdo que tenía dos osos apedazados en modo Frankeinstein con mascaras. No lo entiendo mucho.


9. Bolsa o mochila

Cuando grabé el vídeo me di cuenta que me había dejado mi bolsa de la piscina en casa de mi madre. No tenía ninguna bolsa, así que cogí una mochila que tenia por allí. Es importante que no sea muy grande para no ir cargados como burros pero que nos quepa todo lo que hemos ido hablando hoy. 

10. Sombrero

Algo que a mí nunca me cabe en la bolsa es el sombrero, me va muy bien para el sol obviamente o para ponérmelo en la cara si hago una siesta. No subestimes los consejos de tu abuelo.



Y hasta aquí mi bolsa de la piscina, en este caso fue mochila, pero vosotros me entendéis. Contadme en comentarios que es aquello que nunca falla en vuestra bolsa a la piscina.