domingo, 31 de marzo de 2019

Alemania: Oberhausen, Köln, Bochum

¡Hola a todo el mundo! La semana pasada os empecé a contar el fantástico viaje por Alemania pero me he dejado lo mejor para el final:



Oberhausen 


Al día siguiente fuimos a visitar Rathaus Oberhausen. Comimos por allí cerca y a la tarde fuimos a ver el orgullo de la ciudad: el Gasometer. Un antiguo depósito de gas reconvertido en la sala de exposiciones más alta de Alemania con 117m. Primero cogimos el ascensor para disfrutar de las magnificas vistas que nos ofrece la ciudad. Luego entramos para visitar la exposición del Der Berg Ruft. Muchos edificios industriales han sido reutilizados para actividades culturales o para mostrar sus antiguas actividades. Además por la noche las podemos ver iluminadas. Cada ciudad tiene su color, como por ejemplo azul en Oberhausen o verde en Diusburg

Gasometer


Köln 


La ciudad que tenía más expectativas fue Colonia. Y las superó ¿Os gustaría un vídeo o un articulo solo de esta ciudad? Siento que me quedó mucho por disfrutar. Nada más llegar, la Hauptbanhof o estación central, me enamoró. Era preciosa. Y en cuanto sales te recibe la Kölner Dom o la impresionante catedral. 

NS-Dokumentationszentrum


Pero no nos detuvimos allí. Fuimos hasta el edificio El-De. Que recibe el nombre de su propietario y es famoso por ser las antiguas oficinas de la Gestapo. El guía que nos recibió fue maravilloso. Nos metió de lleno en la historia alemana. Primero visitamos los calabozos donde se torturaban a los que iban en contra del nazismo. 



En un principio pensé que la forma más común de tortura era la violencia física pero nos explicaron que hay otras formas de tortura como por ejemplo la falta de higiene, la desnutrición o la tortura psicológica de saber que ibas a morir allí. 

¿Podía haber algo peor? Pues sí, nos contaron la historia de dos personas. La primera la detuvieron embarazada y la llevaron a dar a luz al hospital. Donde fue separada de su hija y devuelta al calabozo. A ella la liberaron los aliados y años más tarde se puedo reunir con su hija. Al terminar la guerra la buscaron para que diera su testimonio pero ella no volvió hablar nunca de lo de ahí sucedido. 

Con esta sencilla tabla de sumas y restas es como se adoctrinaba a los niños alemanes


Uno de los motivos fue lo que le paso a otro chico. Él muy avispado consiguió huir y al regresar a su patria fue encarcelado porque solo había una forma de escaparse de la Gestapo: aliarse con ellos. Nadie se volvía a fiar de él. 

Después de estas espeluznantes historias subimos arriba las oficinas. Nos explicaron como toda la estrategia del partido Nacionalsocialista giraba en torno de la raza. Todos los trucos para encontrar los que no eran dignos de seguir viviendo y crear más arios. También como Hitler consiguió hacerse tan famoso y como es que había tanta gente en sus desfiles. Realmente muy interesante. Estoy segura que voy a volver y voy a contratar una visita guiada. 

Schokolademuseum Lindt


Por la tarde fuimos otra vez a la catedral pero no la pudimos visitar porque queríamos ver el Schokolademuseum de Lindt. Después de la fantástica visita de la mañana eso me sabio a poco. Si, por mucho que cueste creer el museo del chocolate Lindt me supo a poco. Me gustó que tanto a la entrada como a la salida te den chocolate pero tuve la sensación como si me intentaran convencer para comprar chocolate o alguna de sus experiencias. ¿Quieres probar una galleta mojada en chocolate? Cinco euros. ¿Quieres producir tu propio chocolate? Cinco euros más. Realmente si vuelvo alguna vez me voy a informar bien de los precios y las actividades. 

Si quieres que te den una galleta mojada en esta fuente son 5€, gracias


Bochum 


Begum Museum 


Después de un día tan agotador en Colonia aun nos quedaba visitar la ciudad de Bochum. La ciudad donde los restaurantes no tienen aseos ni comida. ¿Veis lo importante que es el trato con el cliente? A parte de esto Bochum es una ciudad minera. Una de sus minas ahora es visitable y los guías son propios mineros que han trabajado en esa mina. 

Una antigua mina, un nuevo museo


El lugar es increíble y se entiende perfectamente porque no se puede visitar por libre. Bajo tierra hay un laberinto de túneles con maquinaria y hay que extremar las medidas de seguridad. Por otro lado la explicación fue en alemán y demasiado técnica para mí. La visita termina arriba de todo de la mina donde hay un fantástico mirador encima de la ciudad.



Después buscamos algún restaurante que nos diera de comer y cuando finalmente hubimos comido fuimos al Planetario. Aunque la idea de echarse era muy tentadora el vídeo era demasiado interesante como para perderme una coma. Hablaba del sistema solar y de las misiones espaciales que se han realizado. El vídeo también era en alemán pero lo entendí francamente bien. 
Un poco de alemán 

Antes de despedirme me gustaría enseñaros cinco palabras en alemán por si algún día os hacen falta. 

  • Si = Ja 
  • No = Nein 
  • Hola = Hallo 
  • Adiós = Tschüs 
  • Gracias = Dankeschön 

Y con esto y un … ¿pretzel? me despido. Espero que os haya gustado. Dejadme abajo en comentarios que más os gustaría saber de este viaje a Alemania. He grabado algunos vídeos como nuestro reto mensual que veremos la semana que viene ¡Tschüss!

Adriana

domingo, 24 de marzo de 2019

Alemania: Oberhausen, Düsseldorf, Essen

¡Hola a todo el mundo! Los que me seguís por mis redes sociales sabéis que esta semana he estado en Alemania, concretamente en Oberhausen. Así que hoy os vengo a explicar un poco todo lo que hemos visitado estos días.


Oberhausen - Sterkrade 


Uno de los bunkers de Oberhausen


Habíamos llegado el día antes y estábamos aun descubriendo nuestra zona. Nos hospedamos en Sterkrade que es un barrio de Oberhausen. El mejor día para visitarlo fue el sábado porque había mercadillo. Pudimos visitar el mercado, el ayuntamiento,… Y también un bunker. En Rhur hay mucho bunkers herencia de la Segunda Guerra Mundial. En vez de destruirlos los han reutilizado. Por ejemplo como salas de ensayos o campos de tiro. Actividades ideales porque así no molestan a sus vecinos. 

Düsseldorf 


Disfrutando del Rhin


Para comer decidimos ir a Düsseldorf, la capital de Rhur. Comimos en una cervecería típica y nos atendió un camarero muy simpático. Creo que a mí me lo pareció porque no entendiendo muy bien el alemán aun. Luego paseamos por el centro y llegamos al Rhin. ¿Sabíais que es un río tan navegable que se utiliza para el transporte de mercancías? Nos explicaron que este invierno había llovido tan poco que el nivel había bajado y eso dificultaba el transporte fluvial. Luego nos acercamos al Konigsallee que es la calle de las compras por excelencia. Tiendas como Chanel o Prada se encuentran allí. 

Essen 


El día siguiente domingueamos de lo lindo. Nos levantamos tarde, con las pilas cargadas y el sol brillaba por primera vez por la ventana. Así que creímos que ir a ver un lago al aire libre era una buena idea, pero no era tan fácil de llegar. Como anécdota os contaré que convencimos al chófer del autobús para que nos dejara bajar delante del bar donde queríamos comer. ¿Sabéis porque queríamos comer allí? El café se llamaba Bar Celona y comimos muy bien. Luego seguimos nuestra gin-cana de autobuses hasta Gartenstadt, un barrio de Essen. Allí se encuentra Villa Hügel

Villa Hügel


Villa Hügel 


Desconocía completamente su existencia y me enamoró. Si alguna vez tenéis la oportunidad de ir a visitarlo no lo dudéis ni un momento. El señor Krupp se puso al mando de la empresa familiar con tan solo catorce años. El negocio iba viento en popa así que decidido construirse un palacete encima de una colina, alejado de su empresa de acero y todos sus problemas. Esta mansión fue la más grande de Europa cuando se construyó y hubo muchos arquitectos renunciaron dirigir un proyecto de locos. Perteneció a la familia Krupp hasta la Segunda Guerra Mundial donde el ejército estadounidense lo tomo como base de operaciones.



Como no os quiero hacer más spoiler del que os he hecho por Instagram hoy lo vamos a seguir aquí y seguimos la semana que viene con más viaje por Alemania. ¡Tschüss!

Adriana

domingo, 17 de marzo de 2019

Si no hubiera sido por ti yo no hubiera ido a Humor Amarillo

El pasado mes de Febrero, una amiga mía que se llama Alba cumplió años. Normalmente íbamos a cenar y luego salíamos de fiesta así que podéis imaginar mi cara de sorpresa cuando me dijo “Vamos a hacer un Humor Amarillo”. Ahora imaginaros mi cara cuando yo no sabía lo que eso significaba. 



Como en la mayoría de cumpleaños hicimos un grupo de Whatsapp con todos los participantes para organizarnos. Teníamos que ser mínimo ocho, os lo comento por si a vosotros también os hace gracia la idea. Luego Alba pagó la reserva que eran 10€ por persona. Durante algunos días las bromas de cómo lo íbamos a sufrir me inquietaban por saber que me iba a encontrar ese día. Además nos pasaron un documento con todo lo que teníamos que llevar: toalla, chanclas, ropa de recambio, … con la coletilla que de Noviembre a Marzo no había duchas. ¿Dónde nos habíamos metido?

Alba y Jordi


Finalmente llegó el día. Lo hicimos con Karting Castellolí, os dejo el enlace aquí. Os confesaré que fui allí solo por Alba, es una buena amiga y se que todo iba a salir bien. Pero tampoco lo tenía del todo claro. Cuando llegamos todo fue bien, había muy buen rollo entre todo el mundo. Y un cartel en la entrada avisando de que era la versión de invierno. Que alivio que no íbamos a necesitar ni las chanclas ni la toalla. Nos inscribimos y pagamos 29€.

Albert


¡Y a jugar! Eramos varios grupos allí pero no te de la sensación de que te moleste nadie. Cada grupo teníamos nuestro monitor que te explica como funciona cada prueba, nos da agua y va contando los puntos de cada equipo. Los primero que hicimos fue exactamente esto: hacer los equipos y crear nuestro grito de guerra.



Me lo pase genial aunque sufrí en muchas pruebas. Quizás no es lo mío y seguramente no vuelva a repetir. Pero gracias Alba por invitarme, por poder decir “Yo lo he hecho y me lo pase genial”. Porque si no fuera por ti, si no fuera por esos amigos a los que no nos tiene porque gustar lo mismo a mi, yo no me habría atrevido a hacerlo. Gracias a muchos de vosotros, que me leéis cada domingo, yo acepto retos y hago que mi zona de confort sea mayor domingo tras domingo. ¡Gracias a todos vosotros!

Adriana

domingo, 10 de marzo de 2019

¿Conoces el método de Alex Rawlings?

Hará unos días Noemi me contó que en la EOI de Lleida iba a venir un chico que hablaba más de 10 lenguas. Y yo me quedé pensando: “Necesito conocer a este chico.”



A veces me preguntan cuántos idiomas hablo y algunos se sorprenden de que hable cinco lenguas. Pero yo pienso que en verdad no es tanto. Si nos paramos a pensar soy bilingüe de nacimiento. El inglés te lo imponen en el colegio y a mí el francés también, así que he estudiado estos dos idiomas durante ¿quince años? ¿tal vez más?. Por último, y el más curioso, también hablo rumano después de pasar un verano en ese fantástico país. Algo que Rawlings también recomienda hacer: inmersiones lingüísticas. ¿Sabías que aprendió húngaro después de pasar nueve meses en Budapest?

Así que llegados a este punto me pregunto cómo alguien puede aprender un idioma. Es aquí donde entra el método Rawlings de Álex Rawlings, que viene descrito también en su libro (tengo muchas ganas de leerlo) “How to speak any language fluently”. Os he hecho esta infografía para que sea más fácil.



Él comentó que aprender un idioma es como cualquier otro hábito que queramos adquirir, necesita que seamos constantes y disfrutemos del proceso. Por lo cual recomienda que le dediquemos una hora la día. No no hace falta que sea una hora entera. 

Por ejemplo él repasaba quince minutos cuando iba al colegio, estudiaba la media hora que tenía la pausa para comer y repasaba otros quince minutos que volvía del colegio. Otras cosas que podemos hacer para adaptar a este nuevo hábito a nuestra rutina diaria es leer libros, ver películas, … Incluso en ciudades tan pequeñas como Igualada se pueden hacer intercambios lingüísticos. Para quien no sepa lo que es consiste en quedar a tomar algo con alguien que hable la lengua que quieras aprender. 

En la conferencia en la EOI de Lleida
Rawlings le dió mucho importancia en diferenciar entre querer aprender un idioma o necesitarlo. Sí yo quiero aprender alemán tengo que transformar ese deseo en una necesidad. Por ejemplo con mis amistades que tengo allí o con los viajes que quiero hacer a Alemania, esto me va a obligar a ponerme las pilas a estudiar y también a poderlo practicar directamente en el país.

Pensad que una lengua no es sólo gramática o vocabulario si no es una identidad y una cultura y el hablar ese idioma nos permite disfrutar de esa cultura y aprender de ella. Por eso me gusta tanto viajar: para poder ver cómo viven en otros lugares y mejorar mi vida con lo que he aprendido fuera de casa.



Seguramente, igual que yo, os pensabais que estudiar una lengua era mucho más complicado. Sí que es verdad que no vais a hablar perfectamente chino mandarín de la noche a la mañana y que algunas lenguas se os eran más fáciles que otras por el simple hecho de que habláis español (lo digo porque ahora mismo estás leyendo esto). Yo voy a probar a implantar este método en mis clases de alemán y déjame abajo en comentarios qué lenguas os gustaría hablar o cómo lo harías. Nos vemos la semana que viene con otro reto.

Adriana

domingo, 3 de marzo de 2019

FineArt: descubre otro enfoque de Igualada

El pasado 22 de febrero se estreno la séptima edición del festival de fotografía FineArt en Igualada. Os pregunté por Instagram is os apetecía verlo y todos me dijisteis que si así que aquí lo tenéis. Son una serie de exposiciones en lugares muy icónicos, y que no siempre están abiertos al publico, de Igualada. Alrededor de dichas exposiciones se hacen una serie de actividades para poder disfrutar de la experiencia y la ciudad al máximo. Os dejo el enlace a su web para que no os perdáis nada



Mi primera idea fue visitarlo absolutamente todo. Pero entonces pensé quedaría un vídeo muy largo. Como la verdad no tengo mucha idea de fotografía cogí el mapa y mire que edificios me gustaría visitar y nunca había estado. Porque, por ejemplo, la Biblioteca de Cal Font y el Museu de la Pell también participan pero ahí ya he estado. 

Claustro de la Escola Pia


Así que el primer edificio que me apetecía visitar fue l'Escola Pia. Curiosamente estos colegios todos tienen el mismo claustro. Era una seña identificativa de los antiguos monasterio que después de la desamortización se convirtieron en colegios. La exposición sobre insectos he de confesar que no fue de mi agrado. 

Adoberia Bella


Luego teníamos que ir a la Cotonera pero terminamos en la Adoberia Bella. La palabra “bella” en catalán es muy divertida porque en este caso la utilizan como un juego de palabras. Es una curtiduría vieja (vella) pero la han puesto bonita (bella). Son las oficinas del Museu de la Pell, que esta justo al lado. Descubrimos que allí se realizan diversos talleres. Así que la seguiremos de cerca. 

La Cotonera


Al salir de allí nos dimos cuenta que teníamos que retroceder para ir a la Cotonera. La gran expansión de la ciudad de Igualada fue durante la revolución industrial y este edificio es el gran ejemplo. No, mejor, el enorme ejemplo. Ya que es la fábrica algodonera manchesteriana más grande de Cataluña que aún está en pie. Ahora mismo es declarado monumento y mantenido por el Ajuntament d’Igualada

Passatge Capità Galí


Otra curiosidad de este festival de arte es que también se acogen pequeños establecimientos del casco antiguo como por ejemplo la librería Llegim…?. Se encuentra en uno de los pasajes que aún conserva la ciudad igualadina herencia de su ciudad medieval. Es una pequeña librería con un rincón para exposición de arte. Albert aprovechó para comprarse un libro de su autor favorito ¿adivináis cual puede ser?

Futbolín dels Moixiganguers


Para finalizar este rápido tour por Igualada no podía dejar de pasarme por los Moixiganguers. La palabra me cuesta hasta mi, la verdad. Ellos son el grupo de castellers igualadins y practican en las antiguas cocheras de la Hispano Igualadina. Se encuentra delante del parque de la Antiga Estació (antigua estación) ya que antes el tren llegaba hasta allí y en esas cocheras eran donde reparaban y guardaban los trenes. Ahora por dentro es el centro moixiganguer donde se reúnen y ensayan sus actuaciones.



Lo mejor de esta exposición es poder descubrir nuevos lugares de la ciudad de Igualada mientras disfrutamos de unas exposiciones de fotografía increíbles. Tenéis hasta el 17 de marzo para poder visitarlo, así que yo de vosotros no me lo perdería. Además informaros que ya hay página de Facebook de Instantes de Tiempo donde os comparto otras exposiciones como estas. Nos vemos la semana que viene con Alex Rawling.