domingo, 20 de noviembre de 2016

Fira de Salàs

El domingo pasado estuvimos en la Feria de Salàs. Cuando llegamos habían empezado las danzas tradicionales así que nos metimos de lleno en ese fregado. Pero antes de empezar déjenme que les cuente la historia de como en un pueblo pequeño del pirineo catalán paso a ser el segundo escenario más famosos después del Molino de Barcelona. 

En el siglo XIX se celebraba la feria de animales de pie redondo, así como burros y caballos. Venía gente de Andorra y de España pero también se esperaban comerciantes de Francia y Portugal. El pueblo parecía un hormiguero. Las calles se llenaban de burros y de caballos. Pero también de gente que aprovechaba de la situación y de la Guardia Civil que intentaba poner orden. 

Cuando la gente empezó a utilizar los tractores en vez de animales la feria perdió importancia y llegó a desaparecer. Entonces en 2003 se creó el Proyecto Boer que revalorizó el patrimonio inmaterial del pueblo para reactivar la economía. Y por eso nosotros fuimos el fin de semana pasado allí.

Actuaciones en la calle


El domingo, después de desayunar, fuimos al Café Salón a ver el Cabaret. Como llegamos tarde, ya había terminado el primer paso, la gente salía a raudales del café y la Guardia Civil se plantó en la puerta. Al final nos dejaron entrar.

La Guardia Civil con una cabaretera 

El Cabaret


De repente salió un hombre con un bigote exuberante y una chaqueta de lentejuelas rojas. Presento a la chicas y se sirvió el show. Un desfile de chicas con ropa muy espectacular desfilaron por el escenario cantando y bailando canciones del año de la catapum.

Un burro


La feria


Realmente nos lo pasamos muy bien. Después fuimos a pasear por al feria. Había un montón de paraditas con productos artesanales. Desde queso hasta cervezas. También había los de la panadería del pueblo y pudimos probar panes árabes. 

Y al final de la feria, delante del mirador, había un par de paraditas de burros. No se si eran para dar el pego o para vender. La verdad es que me dieron un poco de pena los chicos allí pero eran muy mansos.

La feria


Muestra de Bestiario


En medio de toda esa muchedumbre empezó a sonar la música y un caballo de cartón piedra enorme apareció acompañado de los músicos. Iba abriendo la comitiva, detrás suyo iban más caballos y niños con más músicos. Era la muestra de bestiario representando el antiguo esplendor de la feria.

La muestra de bestiario 


Tiendas - Museo


Además, durante toda la mañana pudimos visitar de forma gratuita todas las Tiendas-Museo. En Salàs, a través del Proyecto Boer, se habilitaron algunos locales vacíos para recrear tiendas antiguas con ayuda de la colección de Francesc Farràs. 




Si os ha gustado la feria os recomiendo que vengáis el año que viene. Si habéis tenido la suerte de estar este año, o otros años, podéis comentarlo. Durante esta semana iré colgando en Instagram las fotos de la feria con el hastag #salasidt, os invito a utilizar el mismo hastag.  

Adriana
Mouse5379


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada