domingo, 1 de mayo de 2016

#Postal

Una tradición que tengo cuando viajo es mandar postales. Mando postales a mis amigos y mi familia, pero no a todo el mundo porque no siempre es tan fácil encontrarlas o poder mandarlas. Me gusta comprar aquí y allí. Me gusta sentarme en una terraza, ver la gente pasar y ponerme a escribir cosas que me han pasado durante el viaje y que me han recordado a esa persona o simplemente decirle lo mucho que la extraño. ¡que también me encanta recibir postales!

Escribiendo postales en Odessa

Ucrania

Fue muy difícil encontrar postales. Tal vez la ciudad donde las encontré más chulas fue en Lviv ya que supongo era la ciudad más turística de todas (¿más que Odessa o Kiev?). Lo que si me gustó fue que eran súper baratas, lo que fue un error porque compré demasiadas muchas. Y a la hora de enviarlas resultó muy caro. Ha sido de los sitios más caros donde he mandado postales. 

Viena

En Viena recuerdo que me fue muy fácil encontrar postales. Quizás creen que en todos los países, sobretodo en zonas turísticas, hay postales, pero no es así. El problema de Viena fue encontrar un buzón, ese es un problema que tengo habitualmente. Si por lo que sea estoy en un hotel las dejo en recepción y ellos te las mandan pero no fue el caso. Por suerte encontré un buzón cerca del metro que había al lado de nuestra casa. 


Escribiendo postales en el único buzón de Amsterdam

Amsterdam

Aquí tengo una anécdota muy buena referente a las postales. Conseguí unas cerca del Rijksmuseum y aproveche para comprar los sellos. En algunos viajes que he echo he podido comprar las postales y los sellos juntos, es una gran idea para no perder el tiempo buscando sellos. Pues resulta que el sello me costo más caro que la postal y me sentí estafada. Me sentí tan estafada que a la hora de la comida se lo comenté al camarero. El chico se había enamorado de nosotras. Y fue a preguntárselo a su jefa, desafortunadamente no me estafaron. Holanda ha sido el país donde las postales y los sellos me costaron más caro. 


Mandando postales desde Lisboa

Portugal 

Eso fue el paraíso de las postales. Encontré postales súper bonitas, a veces me da pena mandárselas a alguien porque sé que no las volveré a ver. Además también te vendían el sello con la postal. Y los precios me parecieron estupendos. A nivel de precio Portugal es muy parecido a España. 

Postales de Portugal

Francia

Los catalanes solemos viajar mucho a Francia por el simple echo que tenemos la frontera muy cerca. He estado por casi todo el país y tengo la mala noticia de que es complicado mandar postales. Encontrarlas las encuentras muy rápido, y las hay muy bonitas, pero el buscar el sello es toda una odisea. Una vez fuimos a Lamalou y Beziers y no encontramos sellos así que me volví a España con las postales. 

Mandando postales des de Viena

Bruselas

Una de las épocas que más viajo es en diciembre, cosas de la vida. Así que aprovecho para conseguir postales muy bonitas y mandarlas a modo de postales de Navidad. Eso fue lo que hice y siempre me sale muy bien la jugada. Os lo recomiendo. 



Escribiendo postales en el hotel Sacher de Viena

Además he viajado a muchos otros lugares pero ahora mismo no recuerdo en especial que tal fue la aventura de mandar postales. Cuando fuimos a Gijon aproveché para hacer fotos de todos los adornos de Navidad que encontraba para luego imprimir las fotos y mandarlas a modo de postales de Navidad. 

Eso también lo hice cuando estuve en la Martinica, imprimí algunas fotos para mandarlas como postales. Y la última anécdota de postales fue una vez en Girona donde mandé una postal a los amigos de Girona donde me había quedado a pasar las vacaciones para agradecerles su hospitalidad.

Este puede ser un buen regalo para el Día de la Madre, que os recuerdo que es hoy. Me gustaría saber si tu también mandas postales en tus viajes y que tal te fue. ¡Muchos besos!

M5379



2 comentarios: