domingo, 13 de enero de 2019

Fundació Miró y el postureo

¿Qué sería de Instantes de Tiempo si no empezamos el año visitando algún museo? En esta ocasión he podido visitar la colección de la Fundació Miró y, desafortunadamente, sus visitantes. Dejadme que os explique. 



La Fundació Miró abrió sus puertas en 1975 y se ideó a partir del trabajo conjunto entre Joan Miró y Josep Lluís Sert. Según Wikipedia Joan Miró fue un pintor, escultor, grabador y ceramista catalán, considerado uno de los máximos representantes del surrealismo. Para que no conozcáis su obra os dejo aquí un vídeo que lo explica muy bien, a mi parecer. Él prefería la cantidad a la calidad, ¿Porque no tiene ninguna obra maestra que le represente? Miró hacía obra de postureo, como lo entendemos hoy en día, o de Hamparte, como explica Antonio García Villarán.



Pero esto es solo un ejemplo que se repite una y otra vez en los principales monumentos y museos de Barcelona. ¿Cuántos turistas pasan al día por Barcelona? Y ¿cuántos de ellos se quedan más de un fin de semana? Reflexionad sobre esto: ¿de verdad visitan la ciudad o pasan corriendo por sus calles palo selfie en mano creando un testimonio falso de que visitaron Barcelona?


De esto mismo hablábamos hace más de un año cuando os expliqué, a raíz del altercado que hubo con un bus turístico, como Barcelona sufría de Turismofobia. A veces es muy difícil de defender a los turistas cuando su comportamiento es como el que vi en la Fundació Miró. Pero no podemos esperar otra cosa cuando somos nosotros quienes hacemos negocio con esto.


Barcelona es una ciudad mundialmente famosa, salió en las pantallas de medio mundo hace veintisiete años y la gente sigue queriendo visitarla, y esto es fantástico. Además es bastante barata para muchos de los turistas que la visitan. Entonces llegan y lo quieres ver todo. Allí están las empresas turísticas armadas con packs para que lo vean todo. O al menos lo intenten, y si no siempre se pueden sacar un selfie. Ya os comenté en el artículo de la Turismofobia que el Turismo no deja de ser un negocio. Como por ejemplo la Fundació Miró, pero hay muchos más ejemplos y os están apareciendo ahora por la cabeza.


Al igual que yo me di cuenta paseando por los pasillos de la Fundació, impactada por los turistas que parecían más interesados en buscarse un buen ángulo que en disfrutar de las obras. Escribo hoy esto para que os deis cuenta que si el turismo ha llegado hasta este punto es porque entre todos hemos preferido cobrar en cantidad y no en calidad, como Joan Miró y su afán de crearse un lugar en la Historia del Arte. Tenemos lo que nos merecemos. 



Quiero agradecer a la Fundació Miró por darme la oportunidad de visitarlos. Lamento muchísimo ver que la gente disfruta más haciendo postureo que visitando las obras. Son un claro ejemplo de lo que se está convirtiendo el turismo en Barcelona en los últimos años.

Adriana

No hay comentarios:

Publicar un comentario