domingo, 3 de abril de 2016

Limpieza de armario

Y no, no me refiero a nuestro aclamado closet. Me refiero al armario, estanteria, balda o cajón que tengáis en vuestro baño. 

En mi último viaje decidí vaciar todo el baño. Y cuando digo todo fue TODO. Pero antes de empezar mejor que te pongas tu camiseta de los domingos, un moño alto y música a buen ritmo. 

Vacía el armario

Lo puse todo en el fregadero del baño, donde nos lavamos la cara por la mañana. Y con una trapo húmedo fui pasando balda por balda para quitarle todo el polvo y restos de maquillaje, por ejemplo, de toda la estructura. Además, todas las bandejas que podían quitarse las saque y las lave a mano por el simple motivo que las necesitaba limpias y secas lo antes posible. 

Cuando ya estuvo el armario bien limpio fui colocando todas las cosas en su sitio. Tiré aquellas caducadas o rotas. Hice hueco para otras cosas que las quería más a mano. Recuperé cosas que pensava que ya no tenia.

Así quedó de ordenado

Durante el proceso también vacié mi neceser. Así pude ver que me llevaba de más y que me faltava. Y de lo que me faltava que tenia yo por casa. Así de simple. 

Maté dos pájaros de un tiro: limpie mi baño e hice mi neceser. ¡Mucha suerte! Y nos vemos el domingo que viene. 

M5379

No hay comentarios:

Publicar un comentario