domingo, 22 de octubre de 2017

La Fortaleza de Salses

La Fortaleza de Salses se encuentra en el sur de Francia, a un tiro piedra de nuestras fronteras. Ya sea por su localización o por la impresionante ingeniería militar allí presente es digna de ser visitada.

En el patio de armas de la fortaleza


Empecemos por un poco de historia ¿qué os parece? En el siglo XV, Fernando II de Aragón encargó al arquitecto Francisco Ramiro López la construcción de la fortaleza, a mi parecer un genio. El objetivo era controlar el paso que había entre el reino Catalanoaragonés y el Francés. Costó, ni nada más ni nada menos, que el 20% del presupuesto anual de la corona. 

En el siglo XVI recibe su primera batalla, cuando aún no estaba terminada, y durante un siglo pasa de manos aragonesas a francesas y viceversa. Hasta que en 1659 se firma el famosos Tratado de los Pirineos por el cual se intercambia los territorios del norte de los Pirineos, y con ellos la fortaleza, a los franceses a cambio de la paz. 

Así que pensaron en derruirla. Por suerte salía más caro y prefirieron convertirla en una prisión hasta el siglo XIX cuando los franceses lo declaran un monumento histórico, el cual hay que ser restaurado y cuidado.

Entrada a la fortaleza


La fortaleza de Salses está construida en un lugar muy bien pensado, muy estratégico. Como descubrimos en el Castell de les Pallargues los castillos tienen que tener agua, piedra y muy buenas vistas

La fortaleza fue alzada encima de unos de los pozos de agua más importantes de Francia. Por eso en Cap d’Adge teníamos agua corriente muy buena. ¿Y cómo lo supieron sin tener que perforar? Muy fácil, preguntaron a los vecinos. 

Además esta construida entre los Pirineos y el Macizo de Corbière. De hecho está construida a 40 días a caballo desde Barcelona. ¿Por qué es tan fascinante eso? Porque la ultima defensa de la fortaleza está hecha para aguantar esos 40 días hasta que acudan refuerzos.

La torre del homenaje o el último refugio de la fortaleza


Otra curiosidad del castillo es que cuenta con 45 letrinas y 55 orinales. No hay que olvidar que fue construido de hombres y para hombres. Lo más curioso de todo este sistema es que había un método para depurar el agua y poder reutilizar de forma ecológica a sus campos. 

Curiosamente, este sistema, fue implantado un siglo antes de los famosos problemas de Versalles ¿cómo es posible que este castillo tuviera mejores letrinas que el palacio del rey? La historia cuenta como la Iglesia veía con malos ojos los baños públicos y los fueron cerrando pueblo por pueblo hasta el punto que la suciedad hizo mella en la población. No hay que olvidar que la Peste Negra se llevó por delante un tercio de la población Europea.



Si con esto os he podido convencer de que vayáis a verla habrá servido de algo esta entrada al blog. Os dejo su página web con toda la información práctica. ¡Que sepáis que los menores de 26 años entran gratis!

No hay comentarios:

Publicar un comentario