domingo, 12 de abril de 2015

Viena y Demel

Estas vacaciones de Semana Santa, a las puertas de los parciales, me he ido a Viena. Tengo un amigo que se ha quejado bastante:

- Yo encerrado en la biblioteca estudiando y tu por ahí. 

Pero ya sabéis, todo el mundo tiene sus truquitos. Pues salimos de Barcelona, no con muy buen tiempo la verdad, y llegamos a Viena que estaba nevando. El sistema de transporte público vienés es una maravilla y todo el mundo muy educado. Compramos un tiquet de transporte para todo la semana: para poder subir y bajar cuando quisiéramos. Eso si, tuvimos que comprar otro para volver al aeropuerto el ultimo día y fue una estafa.

Ayuntamiento de Viena
Viena, no tiene mucho que ver. Los tres palacios más importantes son el Belvedere, el Hofburg y el Shömbrunn. Una de mis amigas lo defino así:

"Muy poco que ver y mucha gente"

Además de muy caro y te tratan fatal. No tengo nada más que añadir. Os recomiendo callejear por el centro. Se ve en una tarde. Como el tiempo no nos acompañó demasiado no pudimos disfrutar. En el centro está la catedral de San Esteban: como todas las de Europa y no me causó ninguna emoción. Pero al lado había un H&M Y me diréis que en todos los H&M del mundo hay lo mismo ¿estáis seguros?

H&M de Viena
Lo que si tiene Viena es mucho que comer. Disfrute mucho. Tal vez porque hacia mal tiempo nos pasamos los días de taberna en pastelería y tiro por que me toca. La mejor sin duda es la Demel. Era la pastelería favorita de Sissi. Y la tenia (y sigue estando ahí) frente al palacio imperial. No encontrareis sitio para comer ahi pero que sepáis que tienen otra en el aeropuerto. 

Otra gran cafetería es el Cafe Central donde se reunieron grandes personajes ilustres. Ahora totalmente reformado y donde te atienden bastante mal pero donde puedes degustar un café (normalito) con concierto de piano. Y el tercer café que no os podéis perder la foto es en el hotel Sacher. Solo vale la pena por el postureo, te tratan bastante mal y después de probar la Sacher Tort de la Demel cualquier otro os sentará como un ladrillo en el estomago.

Demel

Luego hay puesto de salchichas por todas partes, todas buenísimas y con una gran variedad. Y la cerveza, que nada tiene que envidiar a las alemanas. Ademas como era Pascua había Easters Markets (mercados de Pascua) por todos lados. Esto si que lo recomiendo. Todos ellos con puesto de comida muy buena, pero carísima. 

Realmente Viena ha resultado cara. Hasta ir al súper donde comprábamos el desayuno y la cena era caro. Pero bueno, en ese sentido merece la pena. En Viena hay muchas tienda de cosas muy curiosas. Me enamoré de una donde te vendían des de libros a cuadros y ... Eso también fue genial. Y no quiero estropearos más la sorpresa: id, decid que habéis estado y rezad porque no tengáis que volver.

M5379



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada